viernes, enero 13, 2006

EN EL CASI...

En el casi de todas las mañanas me precipito,
me divorcio de mí, te doy la mano,
cazo insignias, muero barcos,
y son ásperos los días del desamparo.

Versificas con la media de la punta en cada brazo,
contraatacas dimorfismos y te inventas estertores,
para después de reírte, sentarte con parsimonia;
y mostrarte yo después
lo que yo pienso que eres, en el sentido profundo.

No farfullan las ventanas,
silencios para las bocas que buscan la imitación, croando.
Chaquetas de dos botones, siempre abrochados.
Y así, tú me disparas con los ojos;
y sigo sin entender el negro de tus pupilas.

En el casi de los días a veces cabe mi mano,
a veces caben tus pechos que, circunvalados,
son mi autopista de verte,
dentro de un lugar que contiene tus vocablos.


Sea la prosopopeya el mapa de la llegada.




* Para tí fue éste mi mejor poema. Pido perdón porque no lo sea.

1 Comments:

Anonymous viole(n)ta said...

Me gusto tb mucho Razon (al estilo español), aunque sea una chuminada.

Los matematicos mas ortodoxos deberian tener bucles en las patillas.

El espacio no se puede teselar.

23/1/06 11:44  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home