sábado, febrero 11, 2006

Cenando hijos

Tenía una simple manera de hablar,
cuando lo hacía se pronunciaba, y entonces dejabas de ser,
te distraías de ti, y los objetos cantaban himnos.
Los postres los engullía con mortal delicadeza,
era su forma de decirme Tienes razón querido amigo
En caso contrario, hubiese hablado
y yo ahora estaría muerto porque ante sus palabras,
mis babas no tienen efecto.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home